Hoy se celebra el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono. Pero, ¿tenemos todos claro a lo que nos referimos cuando hablamos de “capa de ozono”? La capa de ozono es una frágil franja de gas que protege la Tierra de los efectos nocivos de los rayos solaresultravioleta, contribuyendo así a preservar la vida en el Planeta. Sin embargo, la utilización desde hace años de ciertos productos químicos la han ido dañando, poniendo así en peligro nuestra existencia y la del resto de seres vivos del Planeta. Desde hace años, distintos organismos internacionales llevan a cabo un esfuerzo conjunto que está permitiendo la reducción de este tipo de sustancias que agotaban la capa de ozono, ayudando, no solo a protegerla para generaciones venideras, sino también a mejorar los resultados de las iniciativas dirigidas a afrontar el cambio climático. Todo ello ha protegido asimismo la salud humana y los ecosistemas, reduciendo la radiación ultravioleta del Sol que llega a la Tierra.

Una de estas iniciativas de los organismos internacionales es la celebración de este Día que la Asamblea General de la ONU proclamó en 1994 y que se celebra desde de 1995. La fecha elegida, el 16 de septiembre, conmemora el día que, en 1987, se firmó el “Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono”. Por ello, el tema elegido este año para esta fecha es el de “32 años de recuperación”, celebrando de esta manera estas tres décadas de cooperación internacional en la lucha por proteger la capa de ozono y el clima. Gracias a este Protocolo, hemos conseguido eliminar el 99 por ciento de los productos químicos que contaminan la capa de ozono a través de refrigeradores y aires acondicionados, entre otros productos.

De hecho, la última evaluación científica sobre la reducción de la capa de ozono, realizada en 2018, muestra que en cada década se ha recuperado entre un uno y un tres por ciento de partes de esta capa. Así, cabría esperar que el ozono se recupere por completo en el hemisferio norte y las zonas de latitud media para la década de 2030, mientras que, en el caso del hemisferio sur, esta recuperación llegará para el año 2050 y en las regiones polares, para 2060. Aunque nos pueda parecer todavía un poco lejos, parece que hemos dado algunos pasos importantes en este sentido.

Estos esfuerzos de recuperación de la capa de ozono a los que estamos aludiendo, sin duda, han contribuido también a la lucha contra el cambio climático al evitar alrededor de 135 millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono entre 1990 y 2010. Por lo tanto, podríamos afirmar que en este Día podemos celebrar nuestro éxito como sociedad sensibilizada y concienciada que ha sabido actuar en relación con un asunto tan determinante. Sin embargo, esto no significa que podamos relajarnos y todos debemos seguir trabajando para mantener -e incluso mejorar- estos resultados. Uno de los focos de interés en estos momentos está en la mejora de la eficiencia energética en la industria de la refrigeración, con la reducción y paulatina eliminación de los hidrofluorocarbonos (HFC), potentes gases que calientan el clima.

Desde Educaclima te invitamos a que contribuyas, con tu pequeña aportación en este tipo de actuaciones y que, sin duda, abordes este tema con tus grupos de alumnos en el aula. Para ello, puedes recurrir a algunos de los recursos de nuestra web como “¿Cambios en el clima?”, para Educación Primaria, “El cambio climático”, para Educación Infantil, “El día de mañana” o “Hacia un nuevo mundo”, para los distintos cursos de Educación Secundaria. Echa un vistazo a estas unidades didácticas y seguro que encuentras ideas para abordar estos temas en clase.

Fuente: Organización de las Naciones Unidas